Boada de Roa

 

 

Principal
Municipios
Arriba

HISTORIA

Quintanamanvirgo situada al norte de la Ribera del río Duero, extiende su alargado y estrecho término municipal sobre la tierra de la Ribera.
Como todos los pueblos de la comarca son y han sido eminentemente agrícolas y hunden sus raíces en lo más hondo de la historia.
Se han encontrado restos de cerámica de la época celtibérica y restos romanos.
La tradición oral ha mantenido vivas leyendas tales como las que giran en torno a la cuesta Manvirgo: el ejercito romano para celebrar la conquista de Roa, construyó en el llano de la cuesta Manvirgo un templo dedicado a la diosa Vesta ( diosa de la Fertilidad) cuidada por jóvenes vestales. Ni la Historia, ni todavía la Arqueología han demostrado tal existencia por lo que no debe aceptarse como condicionadamente científico.

La primera referencia escrita a Quintanamanvirgo, se encuentra en el texto del Fuero de Roa, Así pues hallándose en Castrojeriz, el emperador Alfonso VII, con fecha 22 de Diciembre de 1143, dio un privilegio a los pobladores de la villa de Roa, donándoles esta villa y las aldeas de su alfoz., en ese fuero aparece Quintanamanvirgo, aunque incluida en el término de Quintanas, pues existía entonces otra Quintana en el actual término de Guzmán.

La referencia escrita a dos quintaneros más antigua se encuentra en la sentencia arbitral dictada el 17 de marzo de 1295 por la reina Dª Violante, con el fin de arreglar las diferencias que existían en el momento sobre el modo de vendimiar en Roa y sus aldeas. La sentencia se dictó por la Reina ( viuda del rey Alfonso X), pocos días antes de fallecer su hijo el rey D. Sancho IV.; Roa eligió dos apoderados y los pueblos otros dos.

Juan Vela fue uno de los apoderados  escuchado por la reina, en representación de los pueblos. Se eligieron además cuatro fiadores, entre los que se encontraba Domingo Ibáñez “El Calvo”, también de Quintanamanvirgo.

Dentro del actual término municipal de Quintanamanvirgo ó limítrofes a él, hubo otras aldeas, que al despoblarse su territorio se repartió entre las aldeas limítrofes.
El cuatro de Febrero de 1734, Quintana fue el último pueblo que se separó de la jurisdicción de Roa, el rey Felipe V, concedía a Quintana el título de villa, pero seguía bajo el señorío de los condes de Siruela, que en este año pertenecía a Dª Mª Luisa de Silva Velasco de la Cueva.
En 1978, Quintanamavirgo se constituye en Entidad Local Menor integrándose en el municipio de Pedrosa de Duero.

 

 


Última modificación: 10 de Septiembre de 2009